Alerta en las carreteras de Salamanca por el aumento de animales que irrumpen en la calzada

//Alerta en las carreteras de Salamanca por el aumento de animales que irrumpen en la calzada

tribunasalamanca.com/ TERESA SÁNCHEZ

Los accidentes de tráfico por la irrupción de fauna silvestre en las carreteras suponen a final de año una cifra más que relevante entre los que producen en la provincia y en esta época aumentan al ser temporada de monterías. Además también influye la falta de agua y comida. Encima de todo ello la legislación no favorece precisamente al conductor así que la alerta parece justificada.

El pasado domingo, pasadas las doce de la noche, un vehículo se salió de la vía en la SA-201 junto a Tamames resultando heridas dos personas. El accidente se produjo tras colisiar el coche contra un corzo que atravesaba la vía justo en ese momento, algo que es habitual tanto de día como de noche. La realidad es que existe alarma entre los conductores que transitan por estas vías, principalmente las que se dirigen al sur de la provincia, porque este tipo de siniestros con fauna silvestre de por medio son más frecuentes de lo deseable y más en esa época del año

 

La realidad es que el número de accidentes provocados por animales en las carreteras de Castilla y León se ha incrementado un 68 por ciento en los últimos ocho años y según datos de la DGT el año pasado hasta octubre en Salamanca se habían producido 415 de los 1.515 totales cifra que se puede superar este año porque además en este 2017 se dan condiciones que favorecen incluso más la movilidad de este tipo de fauna.

 

Por un lado estamos en temporada de caza y estos mamíferos se ven desplazados de su hábitat natural, lo que provoca que muchos ejemplares crucen las carreteras.

Desde la Federación de Caza de Castilla y León se apuntaba al final del año pasado a dos motivos que se repiten en los últimos años. Por un lado, el explosión demográfica de las poblaciones de jabalíes, corzos y ciervos que se ha registrado en los últimos años como consecuencia de una regulación que ha limitado el número de ejemplares de caza mayor que se pueden abatir -habría que añadir que tampoco hay depredadores-, y por otro la falta de medidas de seguridad en las carreteras.

 

Ejemplar de corzo que se cruzó delante del vehículo y colisionó contra él el pasado domingo

 

Este año además la sequía ha provocado falta de comida y bebiba y los animales se dirigen cerca de las poblaciones en su busca y también a lugares donde hay ganado doméstico. Así, por ejemplo, cualquier día de estos se pueden observar corzos y ciervos en las fincas aledañas a esa SA-210 en busca del pienso para alimentarse. Fincas que, en su mayoría, están cercadas pero con fácil acceso a la calzada para estos animales porque en muy pocos prados se utiliza la malla que imposibilita su paso.

 

Además de los daños personales y materiales que provocan este tipo de siniestros hay además un problema de fondo que radica en la indefensión que sufren los automovilistas implicados en accidentes de tráfico con animales de caza tras los cambios realizados en 2014 la Ley de Seguridad Vial. Anteriormente se podía exigir responsabilidad a los titulares de los cotos, a los propietarios de los terrenos de donde provenían los animales, e incluso a la administración, ahora son los propios automovilistas los responsables de los accidentes.

 

La falta de responsabilidad ha provocado que los cotos dejen de tomar medidas preventivas como cercados. Anteriormente los titulares de cotos tenían que contratar un seguro de responsabilidad civil por daños o accidentes provocados por la explotación cinegética si no querían pagar de su bolsillo y a través del juzgado los daños causados por los animales de caza provenientes de sus terrenos.

 

Golpe y salida de vía, daños materiales que corren a cargo de propio conductor 

 

CONSEJOS RESPECTO A ESTE TIPO ATROPELLOS

 

1. Hay que tener en cuenta que este tipo de animales suele desplazarse en grupos, así que si ves a un jabalí o a un corzo aunque haya terminado de cruzar reduce la velocidad porque es muy posible que aparezca alguno más tras él.

 

2. En zonas más afectadas por las especies de caza, puede ser importante que consultes a tu aseguradora sobre la posibilidad de cubrir este tipo de siniestros en tu póliza (normalmente se denomina cobertura cinegética, pero depende de cada compañía).

 

3. Dependiendo del tipo de animal es mejor -en determinadas circunstancias- atropellarlo que intentar esquivarlo, sobre todo si tu coche no tiene control de estabilidad. A veces, la maniobra de esquivar puede provocar un accidente más grave.

 

4. Por muy evidente que sea no hay que dejar de señalar que el riesgo es mucho mayor por la noche así que la precaución también tiene que ser mucho mayor. 

 

5. En zonas con mucha vegetación y poco transitadas hay que reducir la velocidad y controlar los laterales de la calzada.

tribunasalamanca.com

2017-10-25T09:58:09+00:00 25 octubre, 2017|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies