Año cinegético atípico

//Año cinegético atípico

diariodecastillayleon.elmundo.es/ LEONARDO DE LA FUENTE | VALLADOLID

fOTO- E.M.

La temporada de caza que aún sigue abierta muestra una campaña nunca antes vivida en ningún lugar de España

Concluye el año 2020 y la actividad cinegética y deportiva tampoco se ha salvado de sufrir las consecuencias de la pandemia que el Covid 19 trajo a todos los sectores en España. Todos sin excepción sufrieron las consecuencias de un año atípico, nefasto y marcado por una enfermedad que se ha llevado a miles de personas por delante, muchos de ellos cazadores y deportistas de la escopeta, de los galgos, de la rehala o de la cetrería, por citar de algunos de los gremios que sufrieron bajas entre sus practicantes en toda España.

Con la llegada de la pandemia, y la declaración del estado de alarma en nuestro país, todos los eventos deportivos y sociales de la caza y de la pesca, como ferias o galas del sector para este año 2020 se vinieron abajo. La Real Federación Española de Caza suspendía todas sus competiciones a nivel nacional y por consiguiente todas las federaciones territoriales hacían lo propio, cancelándose pruebas de recorridos de caza, de compack sporting, de caza San Huberto, e incluso de cetrería, aunque para aquella época la actividad cetrera ya estaba en paro biológico. La Federación de Tiro Olímpico hacía lo propio y todas las competiciones quedaron aplazadas, alguna de ellas de carácter nacional y que estaban previsto que se celebrarán en nuestra Comunidad, como también la Federación castellanoyleonesa de Galgos paralizaba su competición regional por lo que este año 2021 el nacional galguero no tendrá representación de nuestra región.

La caza en general crió bien en la primavera pasada y como consecuencia, también lo hicieron las diferentes especies, aumentando considerablemente los daños a la agricultura y ganadería. Las entidades afines a la caza, asociaciones, federaciones y cotos de caza no dudaron en solicitar poder controlar estas especies ante la gran expansión que se estaba comprobando, y fue a partir del mes de junio cuando se empezaron a conceder los primeros permisos para tratar de poner freno a estos crecimientos exponenciales en ciertas poblaciones, como conejos o jabalíes o palomas, que en algunos lugares causaron grandes daños.

La campaña continúa adelante y en lo referente a la caza mayor se puede decir que está resultando buena en las monterías que se están realizando, eso sí, todas ellas cumpliendo el estricto protocolo anti Covid y donde se han suspendido todos los actos sociales que conlleva una jornada de caza mayor. Se ha tratado en toda las comunidades que la caza fuera declarada actividad esencial para que el movimiento de los cazadores pudiera permitirse y poder seguir controlando las diferentes especies, pero no se ha conseguido esta propuesta por lo que habrá que esperar a ver cómo evoluciona la pandemia y desear que el próximo año 2021 se vuelva a la antigua normalidad que es lo que todos los aficionados estamos ansiando y haciendo votos para que así sea.

diariodecastillayleon.elmundo.es

2020-12-27T20:56:40+01:00 27 diciembre, 2020|Actualidad cinegética|