15 de November del 2016

Comunicado de la Federación de Caza

Tras el lamentable hecho acontecido el pasado día 30 de octubre, en un coto de la provincia de León, en el que fue abatido por disparo de escopeta un ejemplar de halcón peregrino propiedad de un cetrero, de conformidad con los representantes deportivos del cetrero afectado, con el club de cazadores que gestiona el coto y con los principios generales que fundamentan nuestros estatutos, la FEDERACIÓN DE CAZA DE CASTILLA Y LEÓN emite el siguiente:



COMUNICADO



1.    Rechazamos y condenamos, de la forma más enérgica posible, hechos como estos, que son atribuibles en todo caso a la acción de un individuo, que ni es cazador ni lo reconocemos como tal en nuestro colectivo.


2.    Que la modalidad de cetrería es una práctica cinegética referente dentro de la caza, y así es reconocida internacionalmente por la UNESCO, que la ha declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y como tal sus practicantes tienen los mismos derechos y deberes que el resto de los cazadores en el ejercicio ortodoxo de la práctica cinegética y de acuerdo con la ley.


3.    Que no hay justificación posible a hechos de este tipo, con independencia de posibles discrepancias en cuanto a cuestiones de ejercicio de la caza, porque amén de incumplir la normativa vigente atenta contra la propiedad del cetrero.


4.    Que en ningún caso se puede hacer extensiva esta actitud a los cazadores, que en general son fieles cumplidores de las normas y en especial las que se refieren a la conservación de las especies protegidas.


5.    Que, denunciados los hechos, corresponde a la Guardia Civil realizar las pertinentes averiguaciones, identificar al culpable, y que se le pueda aplicar la Ley con el máximo rigor, resarciéndose además el daño al cetrero; siendo inoportuno utilizar las redes sociales para hacer comentarios genéricos y sin fundamento alguno sobre los responsables de los clubes, pidiendo acciones punitivas contra ellos que no proceden legalmente, ya que lo único que crean al final es malestar entre el colectivo de cazadores, dando además pie a que otras esferas ajenas y contrarias a la caza puedan sacar partido.


6.    Que hechos lamentables como este sirvan para trasladar a la Sociedad dónde estamos de verdad los cazadores y dónde están otros que no lo son, y todo ello sea en aras de que los intereses colectivos de la caza primen siempre sobre los particulares y que todos los sectores y/o practicantes de modalidades cinegéticas luchemos por y para la caza en general, que falta nos hace.



FEDERACIÓN DE CAZA DE CASTILLA Y LEÓN