DESENMASCARAR A LA SECTA

/, Noticias/DESENMASCARAR A LA SECTA

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal pretende obtener un escaño en el Parlamento Europeo.

Los representantes de los cazadores nunca nos hemos significado por apoyar una opción política concreta y nos hemos limitado a informar a nuestro colectivo sobre cuál es el pensamiento de una formación u otra con respecto a la actividad cinegética. Lo hemos hecho siempre así, porque ningún partido se había manifestado abiertamente en contra de la actividad cinegética.

La caza es una práctica deportiva, de ocio, o como lo que queramos denominar, que se desarrolla desde el principio de los tiempos en todos los países del mundo. Es por tanto una actividad muy regulada y reconocida por los gobiernos como herramienta imprescindible para el control de los ecosistemas y las poblaciones animales, siempre dentro del ordenado aprovechamiento de los recursos.

Partiendo de esta base, los cazadores siempre hemos sido respetuosos con cualquier sector de la sociedad al que la caza le resulta indiferente o directamente no le gusta. Lo entendemos y lo respetamos, pero exigimos ese mismo respeto para quienes quieren imponer su opinión a los demás.

El Partido Animalista contra el Maltrato Animal se presenta este domingo a las elecciones y según las encuestas puede conseguir algún escaño en el parlamento europeo.

No dudamos ni un ápice de la buena intención que tienen la mayoría de sus votantes, pero estamos seguros de que muchos desconocen su programa electoral, cuyos principios recuerdan a una secta más que a una opción política.

El respeto a los animales, que ninguna persona de bien puede discutir, incluso el amor que seguramente les profesan la mayoría de sus votantes, no puede confundir el conjunto de la oferta, que tenemos que desenmascarar para saber qué es lo que realmente se está apoyando.

Y decimos que recuerdan a una secta porque su pretensión final no es recabar el apoyo a sus ideas, sino el adoctrinamiento de la sociedad, no en el amor a los animales, sino en el fanatismo general que pretenden imponer en todos los ámbitos de la sociedad y que la mayoría de los que les apoyan desconocen.

Los animalistas pues, no es que estén en contra de la caza y los toros, cuestión que podemos considerar de opinión, sino que hacen y dicen otras muchas cosas: realizan velatorios procesionales alrededor de los mataderos, llaman a los ganaderos violadores de hembras animales, consideran aborto la utilización de los huevos para el consumo humano, defienden el especismo (el supuesto equiparamiento de los derechos de animales y personas personas), defienden acabar con cualquier clase de aprovechamiento animal y que toda la sociedad sea vegana, etc, etc. En definitiva, quieren adoctrinar y educar en una ideología radical a toda una sociedad.

Con estos individuos, y sus influencias en la Administración y la Judicatura, estamos lidiando desde hace años los cazadores de Castilla y León. Bajo la pretensión jurídica de que no se hacen bien las cosas desde la Administración, esconden una realidad que nada tiene que ver con un correcto aprovechamiento de los recursos silvestres, que es lo que argumentan en sus demandas, sino con acabar con la caza. Esto lo han intentado en toda España y solo han encontrado acomodo judicial en nuestra Comunidad.

No es cierto nada de lo que el PACMA ha hecho público en relación a la reciente reforma de la Ley de Caza, que recordemos fue aprobada por la Cámara Regional con el apoyo de todos los grupos y la abstención únicamente de 10 procuradores de Podemos. Ni hay peligro inminente para esta Ley, ni hay cuestión de inconstitucionalidad planteada actualmente, ni sabemos si la va a admitir el Tribunal Constitucional, ni siquiera, en su caso, si este va a estar de acuerdo en su anulación.

La sociedad debe conocer pues que mienten una vez más como hicieron con el supuesto procesamiento de los miembros de Mesa de las Cortes y con cualquier otra cuestión que deforman sistemáticamente para estar siempre confundiendo a la opinión pública.

Cuando Europa y todas las administraciones nacionales, en defensa de los ecosistemas, de la seguridad vial, de la agricultura ,de la ganadería, nos están pidiendo a los cazadores que aumentemos la presión sobre las poblaciones salvajes, que en muchos casos están desmandadas y corre peligro por ejemplo un sector como el ganadero por la peste porcina, aquí en Castilla y León una facción muy concreta lleva intentando boicotear su práctica aduciendo que no están justificadas las densidades de jabalíes, ciervos, corzos, conejos para realizar un ordenado aprovechamiento.

Que le expliquen al resto de la sociedad cómo se van a controlar estas poblaciones, que se quiera o no se tienen que controlar. ¿Quién pretenden que lo hagan? ¿profesionales pagados por la Administración con coste al erario público ?. A lo mejor al resto nos interesa más que lo hagan los cazadores gratis y generando riqueza al resto de la sociedad.

FEDERACIÓN DE CAZA DE CASTILLA Y LEÓN

 

2019-05-24T18:11:15+02:00 24 mayo, 2019|Actualidad Federativa, Noticias|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies