Domingo palomero

diariodevalladolid.es/ LEONARDO DE LA FUENTE VALLADOLID

Foto- LEONARDO DE LA FUENTE

Las palomas torcaz, bravía y tórtola común se podrán cazar desde mañana en todo Castilla y León / La espada de Damocles pende de las tórtolas, con un cupo de cuatro al día

Los cazadores regionales tienen este domingo día 25 una nueva cita con tres de las especies más interesantes de las autorizadas a cazar durante la campaña de la media veda, la paloma torcaz, la paloma bravía y la tórtola común son especies que desde este domingo se podrán cazar en la Comunidad.

A falta de codornices en un gran número de cotos de la región, principalmente los enclavados en las provincias de Valladolid, Ávila, Salamanca, Segovia o Zamora, que es donde, salvo alguna rara excepción peores resultados se han logrado desde que comenzó la campaña el pasado día 15 de agosto, serán las palomas quienes centrarán la atención de los aficionados pues al contrario que con la codorniz, la presencia de estas aves está asegurada en todas las provincias regionales, principalmente si de palomas torcaces y palomas bravías se habla, ya que las tórtolas están atravesando por momentos más delicados, fundamentalmente por los cambios de hábitats que están alterando sus poblaciones.

MORATORIAS. En este sentido y sobre esta especie hay que destacar de nuevo que, por segundo año consecutivo, el cupo de tórtola común por cazador y día en Castilla y León queda establecido en cuatro ejemplares, destacando además que la caza de la tórtola común se encuentra en el punto de mira de la Comisión Europea y de los grupos anticaza.

Estos abogan por una moratoria para su caza que en algunas comunidades españolas se ha establecido, llamándola eufemísticamente así, moratoria, cuando en realidad han sido sus correspondientes órdenes anuales regionales de caza quienes han prohibido la caza de la tórtola común este año, como ha sucedido en comunidades como la Valenciana, Cantabria, Asturias, o provincias vascas, como Álava y Guipúzcoa, estando aún la comunidad de Galicia pendiente de si se cazará o no este ave.

El intento de paralizar la caza de la tórtola es una batalla rancia, pues se está tratando de abolir su caza desde hace años en todo el territorio nacional, en base a peticiones de grupos animalistas que piden la moratoria como única solución a un problema que sólo puede resolverse desde distintos frentes, como sucede con otras especies de caza como la codorniz.

Así las cosas y como el problema atañe a toda España, el pasado mes de julio mediante un comunicado, la Federación Andaluza de Caza, junto con la Real Federación Española de Caza y la Fundación Artemisan retomaban los trabajos iniciados hace un año.

Estos tres colectivos solicitaron de nuevo conjuntamente que el Ministerio de Transición Ecológica defienda ante Europa el PIRTE, Plan Integral de Recuperación para la Tórtola Europea, impulsado por estas entidades para poner en marcha medidas que favorezcan la conservación de la tórtola.

Dichas medidas se articulan a través del mantenimiento de sus hábitats, junto con una reducción de cupos y días de captura que permita garantizar una caza sostenible en función de las poblaciones actuales.

PALOMAS BRAVÍA Y TORCAZ. En lo referente a las otras dos variedades de paloma objeto de caza en media veda, la paloma bravía o paloma de la torre, como se la conoce habitualmente, su caza vuelve a estar permitida, también por segundo año consecutivo, mientras que la paloma torcaz, presente en todas las provincias de la región, volverá a deparar grandes tiradas.

Éstan serán al paso, principalmente, de los municipios más cercanos a las grandes ciudades pues de sobra es conocido que esta variedad de paloma, que es la mayor de todas las que surcan los cielos, se ha asentado definitivamente y durante todo el año en los jardines y arboledas de las capitales y grandes pueblos de la Comunidad.

Aunque hay un refrán palomero que es el que sentencia, ‘Ándate a palomas y no comas’, resulta que las palomas son la tercera especie más cazada en nuestra comunidad con un total de 210.655 ejemplares, entre las cuatro variedades de palomas que se cazan en Castilla y León.

La paloma torcaz, según los datos de los resultados de capturas de la última temporada que tiene censada la Junta de Castilla y León, la de 2017/2018 deparó un total de 135.035 ejemplares. La paloma bravía aportó un total de 55.432 unidades siendo las tórtolas, con 42.110 los ejemplares conseguidos en esta temporada.

A esta relación hay que añadir las 15.977 palomas zuritas que se contabilizaron, una especie que, o bien es más difícil de cazar, o tal vez tenga menos interés para los cazadores de la región, como indica su númer de capturas.

diariodevalladolid.es

2019-08-24T17:22:37+02:00 24 agosto, 2019|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies