El escape y su dinastía – Dr. Jesús Nadal –

/, Artículos técnicos, Noticias/El escape y su dinastía – Dr. Jesús Nadal –

En el camino a Fuensaldaña (Valladolid) había un granja de perdices que se estimaba contenía 20.000 ejemplares al final de 2004, cuando una tormenta reventó sus voladeros y todas las perdices escaparon. Aquel final de temporada fue el más espectacular que muchos cazadores vallisoletanos recuerdan, por la abundancia de perdices que abatieron en esta zona. La mayoría de las perdices escapadas fueron cazadas y muchas otras murieron. Pero no todas las perdices escapadas desaparecieron, al menos entre el 1 y 5% sobrevivieron y establecieron una dinastía que perdura hasta nuestros días.

Hacía muchos años que las perdices, de esta zona de la periferia de la capital, habían desaparecido. Según aseguran los abuelos cazadores que vivían en el lugar. Sin embargo, después del escape de la granja, se ha establecido una población silvestre que desciende de aquellas perdices de granja. Hoy estos terrenos son zona de seguridad donde no se puede cazar, aunque por estos barrios de la periferia vallisoletana abundan los furtivos. La zona está protegida por la autopista y cuenta con varias “reservas” como un campo de Golf, un club hípico y varios extensos baldíos. Se trata de una población de perdiz silvestre estable, con una envidiable densidad al final del invierno (0,36 perdices por hectárea).

Desde 2005 han pasado 15 generaciones de asilvestramiento, en las que posiblemente la estirpe de granja, se ha depurado con genes silvestres procedentes de zonas cercanas. El proceso de asilvestramiento, es contrario al de domesticación. Ambos, el asilvestramiento y la domesticación, son responsables de los distintos tipos de perdices que tenemos. El asilvestramiento y la domesticación, también operan de forma similar sobre muchas otras especies en todo el planeta. El asilvestramiento comienza cuando el hombre deja de ejercer el control directo sobre la población. La domesticación sólo existe con un trabajo continuado del hombre. Toda esta historia ─la extinción de población de perdices silvestre autóctonas por excesiva presión y la colonización por una nueva población procedente de granja─ es un excelente ejemplo para ver las implicaciones que tienen nuestras decisiones y darnos cuenta de la urgente necesidad de construir un código ético de la caza.

Todos tenemos responsabilidades ecológicas de tipo individual y colectivo. Es falso pensar que dominamos totalmente la naturaleza, que podemos hacer lo que nos dé la gana, sin considerar que estamos dentro de ella y que por eso, todas nuestras actividades tienen importantes consecuencias sobre la calidad de vida. El coronavirus, el cambio climático, las inundaciones, la contaminación,… son resultado de nuestras decisiones diarias. Al examinar la historia del escape y su dinastía, surgen interesantes preguntas con respecto a las responsabilidades cinegéticas individuales y colectivas.

¿Por qué desparecieron las perdices silvestres autóctonas de la periferia de nuestra ciudad?, ¿es conveniente usar híbridos de granja para cazar fuera de los cotos intensivos?, ¿las reservas con espacios naturales cuidados son la mejor herramienta de gestión?, ¿la gestión no sólo debe considerar la población de animales, también los terrenos, sus hábitats, el furtivismo y los aprovechamientos? ¿podemos evitar que el urbanismo siga robando terreno a la naturaleza? ¿las periferias urbanas deben ser zonas de reserva bien cuidadas?

Las respuestas delimitan nuestra ética cinegética y ecológica, además suscitan un interesante debate de ideas que estamos obligados a mantener vivo, para encontrar las mejores contestaciones. El observador externo que llega desde países más transformados, urbanizados, industrializados, contaminados, con naturaleza degradada, nos dice “no sabéis apreciar el valor de la naturaleza que tenéis y por eso no sois conscientes del dinero que costaría recuperarla”. Muchos cazadores europeos sólo conocen las sueltas de granja y otros construyen la caza sin muerte para conseguir una población silvestre a partir de los genes de granja.

Las periferias de las ciudades, habitualmente están declaradas zonas de seguridad, en las que está prohibido el uso de armas. Esto hace que en muchos casos, sean reservas donde subsisten bien las poblaciones de caza menor. Hay ejemplos de zonas periféricas, en las que la caza menor había desaparecido desde hace años y hoy recuperan los animales porque en ellas no se caza. También hay ejemplos en los que diversos factores negativos impiden la recuperación de los animales. La perdiz de granja sólo está justificado usarla en los cotos intensivos. En los reforzamientos de poblaciones y en los proyectos de repoblación, es aconsejable trabajar con centros que produzcan perdiz de granja de la mayor calidad posible. Siempre resulta más beneficioso trabajar la población silvestre de perdices.

Cuando es imposible controlar el furtivismo y la presión cinegética real, las reservas son una excelente herramienta para salvaguardar la caza y lograr la repoblación natural de las áreas circundantes. A mayor calidad del hábitat y cuidados de la reserva, mejores resultados se obtienen. Los terrenos y su hábitat son claves para tener una población productiva. Las inversiones siempre deben considerarlos, para cuando menos frenar o evitar su deterioro. El furtivismo y el control de la caza son los aspectos más complejos de la gestión, porque en ellos intervienen entrelazados múltiples factores de dimensión social.

La dificultad superior la encontramos cuando ampliamos las esferas de la dimensión social. La mayoría de la población no es cazadora, además en los últimos años muchos grupos ecologistas se han radicalizado. Los animalistas y los anticaza han irrumpido con fuerza protagonizando acciones legales, de lucha mediática y llamativos espectáculos callejeros. Hace pocos años a la mayoría de la población le daba igual la naturaleza y no tenía opinión sobre la caza. Hoy las cosas han cambiado y los habitantes urbanos manifiestan simpatías por las posiciones contra la caza.

Las periferias urbanas nos dan nuevas oportunidades para aprender a cuidar la naturaleza, desarrollar la caza sin muerte, mostrar a la sociedad nuestra capacidad para producir biodiversidad y aprovecharla deseablemente.

AGRADECIMIENTOS: a todos los cazadores que participan y colaboran en la gestión técnica. Al equipo de la FCCL que hace posible los estudios sobre fauna silvestre y su conservación.

 

2020-04-13T09:30:57+02:00 13 abril, 2020|Actualidad Federativa, Artículos técnicos, Noticias|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies