El lobo mata 10 ovejas en una nave dentro del casco urbano de Quintanilla del Monte

//El lobo mata 10 ovejas en una nave dentro del casco urbano de Quintanilla del Monte

laopiniondezamora.es/ J. A. García

Foto D. Ares

El ganadero David Ares, con una explotación de raza Assaf, considera que la solución pasa “por abatir el ejemplar”, que ha sido visto en la zona

Ningún escenario de la provincia de Zamora está libre de lobo y ganaderos que parecían escapar a su acciones predadores han pasado a formar parte del extenso plantel de afectados. Es el caso del ganadero de Quintanilla del Monte de ovino, de raza Assaf, David Ares Morán, que ha denunciado la muerte de una decena de ovejas y de otras tres heridas a consecuencia de un ataque de lobos.

El atropello le ha causado una evidente indignación, pero era algo que parecía anunciado porque el titular de la explotación, según apunta, ya venía viendo al lobo “merodeando” por la zona, hasta el punto de tener fotografiado al posible artífice de los hechos en el móvil, caminando con su peculiar estampa por un campo descubierto y más que visible.

El suceso ocurrió en la noche del sábado al domingo y el ganadero fue informado del desastre hacia las 9.30 horas de la mañana cuando los pastores empleados se acercaron a la nave para atender al ganado, integrado por unos 350 animales a punto de parir y unas 200 cancinas.

Pone de manifiesto que es la primera vez que sufre el ataque de lobos y muestra su extrañeza porque haya ocurrido “en el casco urbano” del pueblo de Quintanilla, donde está ubicada la nave cubierta y con un cercado donde se encontraban resguardadas las ovejas.

Señala Ares Moran que cuenta con mastines, que mantiene atados por hallarse la explotación próxima al pueblo.

La presencia del lobo y la degollina provocó “una revolución de los perros” del pueblo que, percatados de los acontecimientos de su gran enemigo, formaron “un lío impresionante”. Tal fue la “aullariza” y la alteración que causó que uno de los perros “se enrató y medio se degolló con la cadena” por lo que debió ser atendido de las heridas por el veterinario de la zona. Esta algarabía de los perros se piensa que pudo evitar una mayor tragedia al obligar al lobo o lobos atacantes a abandonar el lugar con mayor presura. Con todo, entre el degüello de las ovejas muertas aún hubo tiempo para dar cuenta de parte de uno de los animales.

En el criterio del ganadero Ares Morán la solución pasa por abatir al cánido, y reitera que Quintanilla del Monte no es una zona lobera donde fuera previsible el ataque de los cánidos.

2017-11-28T10:06:53+00:00 28 noviembre, 2017|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies