El lobo se ceba con el mastín en Suertes

//El lobo se ceba con el mastín en Suertes

diariodeleon.es/ C. FIDALGO

fOTO- DL

Un ganadero que ya ha perdido cinco perros de la especie en recuperación denuncia que la Junta . se niega a seguir indemnizándole por los animales que le mata el depredador tras recibir tres pagos.

A Serafín Abella, propietario de una docena de vacas en Suertes, dentro del municipio ancarés de Candín, el lobo le ha matado hasta cinco perros de raza mastín en los dos últimos años. Pero el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, después de indemnizarle con 600 euros para cada uno de los tres primeros perros de la especie en recuperación muertos en las fauces del depredador, no está dispuesta a seguir compensándole, por mucho que la manada que le acecha al ganado siga atacando a sus mastines.

Abella ha perdido este año dos perros, el más reciente una hembra que le había aportado la Diputación de León dentro de los planes de la institución provincial para recuperar la población de la especie autóctona, asegura, pero ha visto como el organismo de la Junta le deniega ahora lo que en 2015 tenía derecho a cobrar.

La resolución sobre el cuarto perro muerto por los lobos, firmada el 24 de octubre por el Servicio Territorial de Medio Ambiente ha dejado confuso a Abella porque en los fundamentos de derecho se reconoce que «el procedimiento se ha tratado de acuerdo con lo establecido en la Ley» de 2015 que regula los pagos compensatorios por los daños producidos por «las especies cazables» dentro de terrenos cuya titularidad corresponde a la Junta de Castilla y León, como es la Reserva Regional de Caza de Los Ancares. También reconoce la resolución que «concurren los requisitos de capacidad y legitimación exigidos», «los daños se han comunicado en el plazo establecido» y «la solicitud presentada reúne las condiciones y requisitos establecidos en la Orden del 5 de abril 2017 que aprobó los conceptos y tarifas de los pagos compensatorios a agricultores y ganaderos, además de que «la cuantía de compensación que se propone se ajusta a lo dispuesto en los baremos oficiales». Pero la sorpresa llega cuando la resolución «desestima la solicitud presentada por Serafín Abella» con el argumento de que «dicho daño no está incluido, ni valorado en ninguno de los apartados» de la Orden del 5 de abril de 2017.

A la espera de la resolución de la última perra muerta, ABella reconoce que se ha perdido en los matices del lenguaje burocrático. «Igual piensan que los mato yo para cobrarlos», se lamenta.

diariodeleon.es

2017-11-24T09:36:36+00:00 24 noviembre, 2017|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies