Los ataques al ganado ocasionan más de 300.000 euros en indemnizaciones en lo que va de año

//Los ataques al ganado ocasionan más de 300.000 euros en indemnizaciones en lo que va de año

club-caza.com

Han sido atacadas más de 1.600 reses y, la mayor parte de las veces, los culpables han sido lobos o perros asilvestrados. Los datos los han hecho públicos la Agrupación de Entidades Aseguradoras de Seguros Agrarios Combinado.

Concretamente, reflejan que un total de 1.614 reses han sido atacadas por animales salvajes, provocando indemnizaciones que ascienden a los 313.186 euros. El ganado más afectado son las ovejas y las cabras, con una indemnización de 83.000 euros. El vacuno ha sufrido 430 ataques con un alto valor: 221.564 euros en total. El equino está en tercera posición con 22 ataques y un total de 8.550 euros en indemnizaciones.

Las cifras han ascendido respecto al mismo mes del año pasado y sitúan al lobo como el animal más peligroso para el ganado. Sus ataques provocan pérdidas aproximadas de hasta cuatro millones de euros al año al sector ganadero.

La necesidad de un control poblacional

El hecho de que el número de ataques no deje de aumentar abre la puerta a la necesidad de llevar a cabo un mayor control y una mayor permisión por parte de las administraciones a la hora de autorizar la caza en determinadas zonas. Los ganaderos solicitan habitualmente la ayuda de los cazadores para intentar salvar a sus animales de los ataques que sufren a diario y de los que, muchas veces, no reciben indemnización alguna. Lo mismo ocurre con los agricultores, que solicitan batidascontra el jabalí para garantizar sus plantaciones y es que, en ocasiones, tienen que hacer la resiembra del maíz hasta tres veces, lo que supone un coste que no pueden asumir si quieren vivir del medio rural.

Hasta los núcleos urbanos

Los animales salvajes llegan hasta los centros urbanos de algunas ciudades, lo que pone en jaque la necesidad de regular su población y, al mismo tiempo, mantener los montes en buenas condiciones para que no se vean obligados a bajar hasta las zonas más céntricas. Las dos cosas, unidas a una buena política de las administraciones, que sea flexible a la hora de permitir la caza en determinadas zonas, podría ayudar a descansar al sector ganadero y agricultor español, que sufre a diario pérdidas millonarias como consecuencia de los ataques de lobos, jabalíes y otros animales salvajes.

club-caza.com

2019-05-27T10:45:30+02:00 27 mayo, 2019|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies