«Los federados de Caza sabrán lo que piensa cada partido

//«Los federados de Caza sabrán lo que piensa cada partido

as.com/ Jesús Mínguez

Foto- CHEMA DIAZ DIARIO AS

Ángel López Maraver (Madrid, 34 años) preside la Federación Española. Hay un millón de cazadores y de ellos 330.000 tienen ficha.

Angel López Maraver (34 años) nació en el sitio equivocado. En Madrid, en medio del asfalto, en vez de entre jaras y tomillos donde dice sentirse más cómodo. Pero a base de «echarle muchas horas al campo» y también a los despachos dirige ahora la Real Federación Española de Caza.

La veda está cerrada, salvo alguna excepción como la del corzo, pero se ha abierto otra en la que los políticos, ante la inminencia de las Elecciones Generales (28 de abril) y Municipales y Autonómicas (26 de mayo), tratan de cobrar en su morral los votos de un colectivo que reúne a un millón de personas en un país con 46,7 de habitantes. Es decir, un 2,1% de los españoles caza y el 87% del territorio está considerado como de «aprovechamiento cinegético».

«Cazadores hay casi un millón que obtienen sus permisos en las comunidades autónomas. Pero que tengan ficha federativa son unos 330.000; y que realmente compitan en alguna de las 17 modalidades que regulamos, unos 2.000″, aclara el presidente.

«La caza genera 6.500 millones y 187.000 trabajos»

«La diferencia radica en que nuestros asociados a la RFEC suelen pertenecer a sociedades de cazadores a los que ayudamos en todos los trámites como licencias de armas o el plan técnico del coto», refiere López. «La caza rural es la principal, y a la que yo represento. La social, no la comercial. Hay una caza de alpargata y otra de corbata, y el 90% de la actividad es de la primera», sigue.

Una «actividad deportiva saludable en la que te mides contra la naturaleza», en definición del madrileño, y que está en el punto de mira de colectivos de defensa animal que piden su prohibición. «Desde hace aproximadamente dos años, los ataques de radicales son continuos», se queja.

Es por eso que López Maraver quiere que los partidos políticos fijen su posición respecto a la caza. Se ha reunido ya, y por este orden, con Podemos, PSOE, Vox, PP y Ciudadanos. «Voy a hacer llegar a nuestros federados lo que dice cada formación», advierte recordando el carácter «pasional» de su parroquia.

«La Federación es apolítica, no queremos favores de nadie. Pero sí les exigimos un compromiso firme con el sector cinegético por escrito en su programa, y verbal durante la campaña electoral», apunta. La RFEC ha emprendido una campaña en redes sociales bajo el lema #LaCazaTambiénVota que ya se empleó en Andalucía, donde ahora gobierna el PP con apoyo de Ciudadanos y Vox. «Unidas Podemos partía con el compromiso de prohibir la caza. En cuanto a nivel nacional, han dicho que quieren mantener una línea de diálogo muy amplia con la Federación… a partir de ahí veremos», avisa.

«Queremos que los partidos sean conscientes de la importancia de la actividad cinegética como motor económico y del mundo rural. Hay tres escalones a los que hacer comprender esto: cazadores, políticos y administraciones. Ya estamos en el tercero y algunas lo tienen claro. Después, tocará trasladarlo a la sociedad en general, lo que será difícil por las presiones animalistas», desarrolla.

«La caza es apolítica, pero a los partidos les exigimos compromisos»

Por eso, la prioridad de su federación actualmente es destinar más recursos a comunicación que al desarrollo deportivo. Sin caza, sería imposible competir.

Ángel López reivindica entonces el papel del cazador como regulador del ecosistema, algo de difícil asimilación en otros ámbitos y, sobre todo, en las grandes ciudades. «Si estuviéramos un año sin caza, las manifestaciones de agricultores llegarían de Covadonga a Madrid, porque los animales se comerían las cosechas. Y, además, aumentarían tremendamente los accidentes de tráfico. Hay que tener en cuenta que cada año estamos sacando veinte millones de animales del campo»,responde con el dato en la mano. Una cifra que corrobora un estudio de la Fundación Artemisan, que especifica que sólo el 3% fueron especies de caza mayor (jabalí, ciervo, gamo, rebeco…) y entre el 97% de las de menor, dos de cada tres eran aves y el resto mamíferos (conejo, liebre…).

La Fundación Artemisan es un organismo formado por entidades privadas del sector en el que también participa como benefactor la RFEC. «En su último estudio, correspondiente a 2018, se constata que la caza genera 6.500 millones de euros en España y da trabajo directo a 187.000 personas. Es una realidad que no se puede ignorar», recita. «Además, hay seis meses al año en los que no hay caza, y los recursos del campo los podemos disfrutar todos para todo tipo de actividades», sigue López Maraver.

En el debe de su federación, y en plena explosión del deporte femenino, su bajísimo nivel de licencias de mujeres. La caza es el tercer deporte tras fútbol (un millón) y baloncesto (354.000) en número de licencias totales. Pero mientras el deporte rey tiene un 5,86% de fichas femeninas y el de la canasta está por el 35%, en caza sólo había 2.537 licencias de mujeres (últimos datos del CSD de 2017), un 0,77% del total.

«Cazadores somos un millón, pero federados unos 330.000»

El presidente lo achaca a «un tema antropológico», de costumbres. «Nos gustaría que hubiera más. Ahora, por tendencia de redes sociales y de influencers, están llegando», dice. Y destaca nombres como el de la albaceteña Beatriz Laparra, siete veces campeona mundial y veinte de España de recorridos de caza y compak.

El CSD, y en cumplimiento de la Ley de Igualdad, obliga ahora a contar con cuatro mujeres o un 40% en la Junta Directiva. En Caza sólo hay dos, reconoce López, que no encuentra más que quieran entrar en funciones directivas. Por eso, dice, llevan dos años sin recibir subvenciones públicas. «El CSD llegó a otorgarnos hasta 400.000 euros. Pero, con la crisis, nos sacaron del catálogo de federaciones de especial interés deportivo y fue reduciéndose tanto que no recibirla no supone ahora impacto. Aún así, nos sometemos a controles y auditorías como cualquier otra», apunta.

López Maraver llegó a la RFEC en febrero de 2017 tras un periodo convulso. «Había 1,2 millones de deuda, ocho procesos judiciales en marcha, una sentencia condenatoria, despidos improcedentes… y hemos conseguido ya dejar la deuda a cero», se felicita. ¿Cómo? «Territoriales que habían impugnado las anteriores elecciones dejaron de ingresarnos sus cuotas. Cuando llegué, acordamos que trabajaría con la mitad del presupuesto (700.000 euros) y me ayudarían a sanearla, y ha resultado», informa. También se han deshecho de una finca y un coto por entender que «no eran viables».

El presidente, preocupado por que la perdiz «está perdiendo su hábitat» y cada vez es más escasa, rechaza actividades furtivas («son expulsados inmediatamente»), resalta la buena relación con el SEPRONA de la Guardia Civil («el cazador legal no tiene problemas») y aboga por una licencia única que permita moverse por toda España. Va más al ministerio de Agricultura («todas las semanas») que a Cultura y Deporte y pide respeto y compresión para su millón de «locos» por la caza.

HAY 17 MODALIDADES DEPORTIVAS

La caza deportiva en España consta de 17 tipos distintos de competiciones, algunas de ellas muy diversas. Desde el agility, en el que un perro, formando un equipo con su guía, avanza sobre un recorrido de obstáculos que debe ejecutar de manera limpia, sin cometer penalizaciones y compitiendo contra el reloj, hasta la modalidad reina: la caza menor con perro, que ha dejado campeones conocidísimos como Ismael Tragacete. También está el silvestrismo, que es un modo de cobrar piezas mediante una red o la cetrería. La caza con arco “cada vez gana más adeptos”. Y en algunas no se cobra un animal, sino que se dispara a platos como en los recorridos.

Las competiciones: Agility, Caza con arco, Caza de becadas, Caza menor con perro, Caza con podenco, Caza del zorro, Cetrería, Codorniz a vuelo
Compak sporting, Perdiz con reclamo, Perros de muestra, Rastro sobre conejo, Rastro sobre jabalí, Silvestrismo, Recorridos de caza, San Huberto, Field target.

AFICIONADO POR SU TÍO Y PERIODISTA

A Ángel López Maraver le metió el veneno de la caza con cinco años un tío. «Me llevó al campo, vi un jabalí, un ciervo… y ya no hice más que pedirle que me llevara», rememora. Ahora tiene 34 años. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Periodismo, trabajaba en la RFEC. Cansado de problemas, decidió montar una candidatura y ganó la elecciones. Dice que con 150 euros es posible comprar una escopeta de segunda mano y adentrarse en la actividad cinegética pateando el campo.

as.com

2019-04-17T12:16:30+02:00 17 abril, 2019|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies