El Pacma teme las consecuencias de sus guerras de poder: “No queremos dar munición a los taurinos”

//El Pacma teme las consecuencias de sus guerras de poder: “No queremos dar munición a los taurinos”

elmundo.es/ MARÍA VALLEJO

Foto- JORDI SOTERAS

Un reportaje publicado este viernes por El Confidencial encendió la luz de alarma: las guerras de poder amenazan con resquebrar la estructura interna del Pacma. Ni las buenas nuevas del último CIS -la formación ha crecido del 0,9 al 1,4% en intención de voto-, ni las expectativas de colar sendos diputados en Estrasburgo y el Congreso han logrado enmascarar su crisis interna. Que enfrenta a la dirección del partido con un sector de la militancia que denuncia la “corrupción interna y la dirección dictatorial” de la presidenta, Silvia Barquero, y su marido, el vicepresidente Luis Víctor Moreno.

Publicado este viernes por El Confidencial encendió la luz de alarma: las guerras de poder amenazan con resquebrar la estructura interna del Pacma. Ni las buenas nuevas del último CIS -la formación ha crecido del 0,9 al 1,4% en intención de voto-, ni las expectativas de colar sendos diputados en Estrasburgo y el Congreso han logrado enmascarar su crisis interna. Que enfrenta a la dirección del partido con un sector de la militancia que denuncia la “corrupción interna y la dirección dictatorial” de la presidenta, Silvia Barquero, y su marido, el vicepresidente Luis Víctor Moreno.

Las críticas llevaban meses recorriendo los canales privados del partido como un reguero de pólvora. Pero los militantes se negaban al alzar la voz por miedo a mostrar sus flaquezas. Hasta que el descontento explotó del todo: “No queremos dar munición a nuestros enemigos, a los taurinos y los cazadores, pero ahora ya han llegado demasiado lejos. Ya no hay intereses de partido, ni por los animales, sino personales”, denunciaban fuentes anónimas de la militancia en El Confidencial.

Sin embargo, cazadores y taurinos no son ahora -si alguna vez lo han sido- la principal amenaza del Pacma. Su talón de Aquiles se encuentra en su propio auge.Son las expectativas de éxito las que están devorando los entresijos del partido: “Lo que está ahora en juego no es lo que había antes: un cargo sin remunerar en una estructura de activistas voluntarios. Ahora se trata de un sillón en el Parlamento Europeo, de un puesto de asistente en el Congreso, de cosas muy jugosas por las que merece la pena pelear“, confesaban los críticos a El Confidencial.

Y mientras se preparan para la pelea, la dupla Barquero-Moreno manda al exilio a todo aquel que denuncia las “ilegalidades y amaños con los que el matrimonio y su círculo se están apropiando de un proyecto que ha costado mucho esfuerzo levantar y lo han convertido en su cortijo”. Según cuenta la militancia al citado medio, de los 38 coordinadores territoriales que llegó a tener la formación -con representación en la práctica totalidad de las provincias-, sólo once han sobrevivido: “Unos han sido expulsados y otros se han marchado por su propio pie”. Tal está siento la limpieza. Y la gravedad de la crisis que azota al partido.

elmundo.es

2018-08-06T11:05:21+00:00 6 agosto, 2018|Actualidad cinegética|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies