Dos empresas esperan a que la Junta desbloquee la Casa de la Reserva de Caza de Urbión para gestionarla

//Dos empresas esperan a que la Junta desbloquee la Casa de la Reserva de Caza de Urbión para gestionarla

cadenaser.com, ISABEL G. VILLARROELSoria-

El Quintanarejo se vislumbraba hace seis años como una posible solución para establecer un equilibrio económico y laboral en la comarca, ya que de comercializarse la carne, los cazadores tendrían una motivación económica. Hace tres años que el servicio territorial de Medio Ambiente dijo que estaba esperando a que los promotores que ya estaban interesados, se decidieran a aceptar la concesión de este espacio que pretende ser el primer matadero de España de carne de caza.

A pesar de estar paralizado desde su inauguración en 2011, el proyecto se fraguaba con vocación de dar servicio y cobertura a los cazadores que acudan a este coto público y para convertirse en un escaparate del potencial cinegético y de los valores ambientales del mismo. José Antonio Lucas, el jefe de medioambiente de la Junta en Soria, explicaba a la cadena Ser que el retraso se debe a “los problemas jurídicos, porque son edificios propiedad del Monte y hubo que hacer una cesión en su día de la Mancomunidad”.

Los pliegos de licitación están terminados para adjudicar la gestión pero siguen sin publicarse por esos problemas jurídicos según han explicado en los últimos años desde la Junta. Asunción Medrano es la alcaldesa de Vinuesa dice que “los problemas jurídicos son excusas”. Las instalaciones que cuentan con su equipamiento, empiezan a deteriorarse. La procuradora en las Cortes por el PSOE Virginia Barcones urge a “dar una solución porque un edificio cerrado sin uso se deteriora y se deprecia, y ha costado 1,4 millones de euros”.

El Gobierno regional invirtió 1,4 millones de euros en un edificio que tenía la intención de convertirse en un centro pionero en España en la difusión y tratamiento de los recursos cinegéticos. Está ubicado en la antigua casa forestal de El Quintanarejo, en pleno centro de la reserva regional de caza de Urbión, la segunda más extensa de España con sus 116.000 hectáreas.

Según ha contado en alguna ocasión José Antonio Lucas, el proyecto es viable, ya que en el centro de Europa existe un incipiente mercado que demanda embutidos de carne de caza (salchichón y jabalí de ciervo, especialmente). Es un matadero especializado en la comercialización de la carne de caza. En las instalaciones se realizarán todos los análisis veterinarios pertinentes y, en definitiva, la res se podrá gestionar, es decir, se realizará el despiece e incluso la elaboración, describió.

Asunción Medrano confirma que “existen dos empresas de la Comarca interesadas en la gestión, pero la Junta no le da salida”. Otra de las razones por las cuales la Administración regional pretende concesionar este centro pasa por tener un mayor control población de las corzas, que en los últimos años han aumentado de forma «exponencial» en todo el territorio nacional y en la región, principalmente, en Soria, León y Burgos. Las condiciones ambientales, de alimentación y climatológicas y la inadecuada presión cinegética han provocado un desequilibrio de sexos, que genera toda una serie de indeseables secuelas, como son los accidentes de tráfico, los daños a los cultivos y la propia disminución de calidad de los trofeos de los machos.

El Quintanarejo es un barrio de Vinuesa, es el paraje que acoge la Casa de la Reserva de Caza de Urbión que se ubica en un antiguo centro forestal y nacía con la vocación de convertirse en referencia a nivel nacional tanto por sus contenidos divulgativos y programas de formación, como por la prestación de servicios. El edificio cuenta con varias dependencias en las que se contemplan distintos usos.

La ‘casa del ingeniero’ es la edificación principal del conjunto destinada a un uso público. En él se desarrollarán actividades tales como exposiciones temporales y permanentes, cursos, seminarios, reuniones y conferencias relacionados con la actividad cinegética. Su finalidad didáctica la convertirá en un centro de interpretación y aula de caza, en el que se potenciarán las visitas de colegios y escolares.

La ‘casa del guarda’ está reservada a la gestión de las instalaciones de la reserva y albergará oficinas, almacén, cocheras y una vivienda para el encargado del centro de servicios. Contará con dos habitaciones que permitirán pernoctar a investigadores y becarios.

Los edificios denominados ‘nave y fragua’ mantienen usos ligados a la explotación cinegética. La ‘nave’ se destina a sala de tratamiento, despiece y elaboración de carne de caza para su posterior comercialización.

En la ‘fragua’ se habilita un pequeño despacho para el veterinario que, conforme al a normativa vigente, supervisará las tareas que en la ‘nave’ se realicen. Contiguo al mismo se proyecta un pequeño laboratorio para toma de muestras y análisis. Además se habilitará otro espacio para albergar un quirófano para tratamiento, desinfección o cura de animales silvestres.

cadenaser.com

2017-06-26T18:28:31+02:00 20 marzo, 2017|Actualidad cinegética|