Frente común de los cazadores para que Bruselas reconsidere la actividad cinegética

//Frente común de los cazadores para que Bruselas reconsidere la actividad cinegética

laverdad.es / BENITO MAESTRE

Foto- FCRM

La Federación de Caza de la Región de Murcia moviliza a sus miembros para que apoyen una campaña a nivel europeo en defensa del futuro y la conservación del sector

Un ‘todos a una’. Este es el mensaje que la comunidad cinegética de Europa quiere trasladar a Bruselas para que reoriente su posición sobre esta actividad y deje de legislar en su contra. Asimismo, la Federación Europea para la Caza y la Conservación (FACE) ha iniciado una campaña de recogida de firmas a escala continental que invita a los más de siete millones de cazadores europeos, en particular, y a la ciudadanía, en general, a sumarse a esta causa, con la finalidad de que la Eurocámara deje de instrumentalizar la caza.

La Real Federación Española de Caza (RFEC) se ha unido a la convocatoria realizada por la FACE y, al mismo tiempo, ha solicitado a todas las asociaciones miembro a que hagan lo propio. La Federación de Caza de la Región de Murcia (FCRM), junto al resto de organizaciones autonómicas, ha cogido el aguante, demostrando no solo la unidad de toda la actividad cinegética sino también su papel esencial en la sociedad. Este mismo mensaje, cabe recordar, ya se puso de manifiesto en la histórica manifestación del 20 de marzo en Madrid, donde más de medio millón de personas del mundo rural clamó a favor de la defensa de su modo de vida, llenando principalmente de color naranja el Paseo de la Castellana y sus calles aledañas.

Casi 70.000 firmas

La ya conocida ‘Campaña de los Cazadores Europeos’, respaldada por la RFEC y 36 asociaciones nacionales más del Viejo Continente, alcanza las casi 70.000 firmas y, previsiblemente, tendrá una duración de seis meses. La recogida de firmas comenzó la pasada semana, y en pocos días el volumen de participación está superando las expectativas de los promotores. Sin duda, esta fuerte acogida tiene la esperanza de que el Parlamento Europeo note el pulso de la actividad cinegética y deje de realizar actuaciones que desemboquen en la prohibición de la misma. Precisamente, tal y como apostilla la FACE, el 80% de las leyes que afectan a la caza y la conservación se deciden en Bruselas, y que luego tienen una influencia decisiva sobre la actividad en España.

La Federación Europea de Caza ha iniciado una recogida de firmas que durará seis meses

Es el caso de la tórtola común. La Comisión Europea ha prohibido por segundo año consecutivo su captura tanto en el territorio nacional, como en Francia, pese a que las poblaciones se encuentran en estado estable y España cumple todos los requisitos exigidos por la normativa europea en el ámbito de la gestión adaptativa, denuncia la FACE.

Esta iniciativa incluye una plataforma en internet en la que tanto cazadores como el resto de ciudadanos pueden firmar la consulta, con el objetivo de dar un toque de atención a los representantes políticos europeos y que cuenten con el sector en los asuntos que afectan a la actividad. Los interesados en participar tienen que entrar en la página web www.signforhunting.com/es/, hacer clic en el botón ‘Firmar ahora’ y rellenar los datos que pide el formulario (nombre, apellidos, país y dirección de correo electrónico). Una vez firmada, toca revisar la bandeja de entrada del correo electrónico aportado y confirmar la solicitud, para que se contabilice el voto.

Nueve demandas

En cuanto a las demandas, la comunidad cinegética detalla nueve puntos clave cuyo denominador común es la exigencia de un cambio de posicionamiento de las decisiones de la Eurocámara en asuntos relacionados con la caza y su conservación, tras los reiterados reveses al sector.

El sector reclama una nueva reglamentación más objetiva y basada en los datos

De esas propuestas recogidas en esta campaña, destacan que se apruebe una nueva reglamentación sobre la restauración de la naturaleza para que ofrezca ecosistemas y hábitats para la caza menor, en particular en las zonas húmedas y las tierras agrícolas; que se fomente el trabajo de conservación de los cazadores, incluso en las zonas protegidas; que se adopte un enfoque más objetivo de la caza y fundamentado en los datos, incluso para las prácticas de caza tradicionales, y que se reconozcan a los cazadores como parte de la solución para la naturaleza y no como el problema.

laverdad.es

2022-07-21T12:20:41+02:00 21 julio, 2022|Actualidad cinegética|